encabezado

¿Cómo elegir libros de imágenes?

2012-05-02 16:36:47



Existe una amplia variedad de libros de imágenes que pueden cumplir funciones diferentes en la educación de los lectores más pequeños. Algunas indicaciones sobre cómo emplear cada uno de ellos: - Imaginarios o libros con colecciones de imágenes. Libros con galerías de imágenes, organizadas generalmente por temas: animales, juguetes, vehículos, instrumentos musicales, objetos domésticos... Son los primeros libros que deberían «leer» los niños. Con ellos se pueden hacer actividades para identificar, reconocer, nombrar, comparar, comentar... - Abecedarios. Libros en los que las letras del alfabeto se acompañan de imágenes con motivos (un objeto, un animal...) cuyo nombre empieza por cada una de las letras del abecedario. A veces, se presenta también una estrofa, un poema o una frase sencilla. Al igual que los anteriores, sirven para identificar y reconocer, y además posibilitan el primer contacto de los niños con la escritura (destacan la letra inicial para facilitar el conocimiento de las letras, incluyen la escritura de palabras frecuentes y los textos algo más extensos favorecen las primeras relaciones con el lenguaje propio de la escritura). - Libros de imágenes con secuencia narrativa básica. Libros de imágenes, sin texto, en los que se plantea una secuencia narrativa sencilla. Se suelen presentar uno o varios personajes ligados por una acción lineal mínima. Puede resultar un recurso de interés para introducir a los niños en la secuencia de la narración: las actividades que realizan los personajes, los cambios de estos personajes... - Libros de imágenes con texto mínimo. Libros con poemas sencillos, estrofas o cuentos muy breves. Constituyen una fuente imprescindible para la iniciación literaria de los más pequeños y para despertar el gusto por la literatura. Sirven para identificar y reconocer imágenes y letras, al tiempo que son un recurso interesante para familiarizar a los niños con las formas del «lenguaje que se escribe» (formas de inicio y fin de los cuentos, formas rimadas...). Los adultos podemos leerlos en voz alta, o invitar a los niños a memorizarlos, a reconocer palabras y letras… - Libros de conocimientos. Junto con las obras literarias, existen otros muchos libros que ayudan a los niños a conocer el entorno en que viven. Son libros en los que la ilustración tiene una presencia predominante. Están ilustrados con fotografías o dibujos, con o sin texto. Su finalidad es didáctica. Con ellos los niños pueden conocer otras funciones de la escritura (la escritura sirve para fijar y transmitir conocimientos). Son un buen recurso para enriquecer el vocabulario y desarrollar algunas habilidades relacionadas con la lectura (la escritura de nombres y el uso de las letras, especialmente). - Libros juego. Libros animados con agujeros, ventanas, acordeones, abanicos, puzzles, troquelados, texturas y, a veces, efectos musicales. Suelen estar realizados con materiales resistentes: tela, material plástico, madera... En todos ellos se ha de realizar alguna actividad manual: mover, levantar, recortar, dibujar, colorear...
Comentarios
blog comments powered by Disqus