encabezado

Para morirse de risa: el humor en los libros para niños y jóvenes

2012-05-02 17:02:35



Guía de letras ofreció en reiteradas ocasiones, distintos enlaces cuyo eje estaba puesto en el humor. De este modo, recorriendo una de sus secciones especiales dedicada a esta temática, el lector se puede encontrar con diversos artículos sobre humor y literatura; conocer las teorías lingüísticas sobre el humor; puede reirse a carcajadas con los cuentos del escritor uruguayo Arthur García Nuñez, más conocido bajo el pseudónimo de Wimpi; recorrer distintos sitios de humor disponibles en la web; conocer las editoriales que publican libros humorísticos; disfrutar del arte que realizan los maestros en el arte del humor y la música, tanto del grupo Les Luthiers como del escritor y comediante Luis María Pescetti; visitar los espacios virtuales dedicados a Ramón Gómez de la Serna, recordado por sus “greguerías”, en las que demuestra su ingenio y su sentido del humor; leer los cuentos del irónico escritor inglés Saki; maravillarse con el humor del autor norteamericano Mark Twain; divertirse con las distintas tiras cómicas de los grandes humoristas gráficos; reir, a más de cien años de su nacimiento, con los textos del humorista español Enrique Jardiel Poncela, que continúan haciendo sonreir a los lectores memoriosos; recordar los cuentos y las historietas de Roberto Fontanarrosa, un maestro argentino del humor paródico tanto en el dibujo como en la escritura; acercarse al humor de Maitena, una de las pocas mujeres argentinas en cuyas viñetas se reflejan de manera irónica la vida cotidiana; leer algunos ejemplos de la obra de Leo Masliah y Julio César Castro (Juceca), dignos exponentes del humor literario y musical de Uruguay, entre otros sitios para morirse de risa. Les proponemos aquí un recorrido virtual por otros sitios dedicados al humor, pero en este caso, relacionados con los libros para la infancia y a la juventud. Para comenzar, vale la pena detenerse en un número de la revista cántabra Peonza (nº 86, octubre 2008) dedicado al humor en la literatura infantil. Está disponible de manera completa en el sitio de la biblioteca virtual Miguel de Cervantes. En su editorial se señala lo siguiente: “Peonza está de buen humor en estos tiempos de crisis y quiere ofrecer un número que constata desde su editorial que, por lo menos, desde hace 2.500 años en el mundo hay humor (…) El humor se ha instalado en la literatura infantil y suele ser el telón de fondo de las historias que nuestros niños leen en este siglo XXI, en el que hasta los robots tienen su gracia (véanse las ocurrencias de un tal R2-P2, en una guerra de galaxias donde una princesa Leia). Humor necesario para el niño cuya sonrisa vale más que miles de palabras. Cuenta la poetisa gallega Inés Xistente que “la mejor sonrisa no tiene posiciones”, recomendando, como la copla, que “hacer reír es también una forma de cariño”. Un deseo final, cambiar el conocido dicho, “Quien bien te quiere, te hará… reír”. En este ejemplar se pueden leer,a su vez, una entrevista al ilustrador chileno Fernando Krahn y artículos de Maite Carranza, Paloma Bordons, Daniel Nesquens, Mercedes Neuschäfer-Carlón, José Luis Polanco, Juan Gutiérrez Martínez-Conde y un homenaje a Ana Pelegrín. La academia peruana de literatura infantil y juvenil nos propone en su blog un artículo sobre el humor en la literatura infantil, escrito por Sara Montalván Arteta. En dicho ensayo, se señala que “el sentido del humor, es un valor en alza, el espacio que ese humor ocupa en la literatura infantil es cada vez mayor; desde el nonsense de Alicia hasta las trasgresiones de Roal Dahl (autor que para muchos niños es sinónimo de lectura ya que el mismo escritor era un apasionado por convertir a los niños en lectores y consideraba que para eso “los libros no deben ser aburridos, deben ser graciosos, excitantes, maravillosos… libros que los enganchen en la lectura ofreciéndoles la clase de historias que ellos realmente quieren leer -o las poesías disparatadas de Maria Elena Walsh, en los que el texto es un deleite fónico y semántico, cosquilla y risa al mismo tiempo; para los escritores peruanos Javier Arévalo y Gustavo Rodríguez si un libro puede llegar a tener el mismo significado que el “recreo”, sinónimo de libertad y diversión para cualquier chico en edad escolar, y ocupar un lugar en cada casa así como existen el televisor, el nintendo o la pelota, entonces nacerán nuevos lectores. El encuentro del niño y la sonrisa está cada vez más presente y es que no en vano se conoce desde hace siglos la importancia de la risa y el sentido del humor.” Está disponible para aquellos que deseen leerlo, aquí. “Un acercamiento descriptivo y discursivo a la traducción del humor en textos audiovisuales. El caso de Los Simpson” es un ensayo realizado por Juan José Martínez Sierra, de la Universitat Jaume I (Castellón de la Plana). Es interesante leer lo que el resumen del artículo propone, a modo de síntesis para sus lectores: “Su objetivo principal consistía en investigar, desde una dominante perspectiva descriptivista, el modo en el que ciertos pasajes humorísticos extraídos de la serie de animación Los Simpson habían trasvasado la barrera no sólo interlingüística (inglés/español), sino también intercultural. En líneas generales, tras una fase analítica en la que determinados postulados del principio de relevancia jugaron un papel determinante, fue posible (1) llegar a distintas conclusiones referentes a la traducibilidad del humor en textos audiovisuales, (2) elaborar una taxonomía de elementos capaces de dotar de humor al texto audiovisual, (3) cuantificar el volumen de elementos humorísticos en cada versión y cifrar el porcentaje de humor que permanece y que se pierde como consecuencia de la actuación traductora, (4) obtener una radiografía general del humor en este tipo de textos y, finalmente, (5) confeccionar una lista de tendencias de traducción (entendidas como posibles normas) del humor en textos audiovisuales.” “No es el franquismo un tiempo favorable al humor en la literatura para niños. No se puede negar, obviamente, su presencia en obras y autores de las primeras décadas de este periodo histórico, como ocurre en a literatura y el teatro para adultos; sin embargo, la naturaleza educable del receptor infantil introduce una marca específica en la literatura a él destinada, una literatura especialmente valorada como instrumento «formativo » por el régimen instaurado en España tras la guerra civil. Este hecho establece una considerable distancia en el tratamiento humorístico de los temas en la literatura infantil respecto al resto de la producción literaria.” De este modo comienza un interesantísimo artículo titulado “El humor en la literatura infantil del Franquisco”, escrito por María Victoria Sotomayor Sáez, disponible aquí. En este sitio se presenta un resumen del texto de la Clausura de las III Jornadas sobre bibliotecas escolares de Extremadura: “Reir, crear y reflexionar con las distintas modalidades literarias del humor”, de Norma Sturniolo. Allí, se sostiene que “el humor propicia un clima de distensión que nos libera de las barreras de la desconfianza. El humor como el amor es hijo de la libertad. Por eso favorece un pensamiento flexible, creativo. Desde el lugar de la confianza y la autoconfianza se pueden asumir los riesgos que implica la creatividad. No se puede crear con un sentimiento de miedo a equivocarse, de desconfianza en la propia capacidad. Y dentro del acto creativo también hay que incluir la lectura. Leer es cocrear el texto creado por el autor, es insuflar vida a un texto que sin lectores permanecería en el silencio.” El Postítulo Docente de Literatura Infantil y Juvenil del Centro de Capacitación Docente de la Ciudad de Buenos Aires es un espacio de investigación invalorable para maestros no sólo de la Capital de Argentina sino para especialistas de todo el mundo, ya que muchos de los ensayos que se realizan en ese marco traspasan las fronteras. Uno de estos casos es el de un artículo titulado “Humi, la revista de vuelta”, realizado por Marco Antonio Rodriguez en el desarrollo del módulo “Historia de la lectura”, de la tercera cohorte. Aquí, se puede leer este ensayo de manera completa, donde se recorren las distintas etapas de la revista infantil de humor de la Argentina. “El humor negro en Roald Dahl” se titula esta breve entrada del weblog Papel en blanco: bienvenidos al mundo de la literatura. De manera concisa, se presentan algunos datos del autor de Matilda y su relación con el humor. Infinidad de sitios se dedican al humor en la literatura para niños y jóvenes. Algunos fueron presentados en esta entrada. Otros vendrán pronto, para seguir riendo, para seguir leyendo, para seguir reflexionando. Porque el humor es cosa seria. Y sobre todo si de chicos y adolescentes se trata.
Comentarios
blog comments powered by Disqus